Loader

Los peligros del aquaplanning

En Galicia la lluvia es una preocupación para muchos conductores aunque ya estamos acostumbrados a lidiar con ella. Cuando hay muchas precipitaciones debemos conducir con precaución y por eso en este artículo recopilaremos una serie de consejos a la hora de coger el coche. Uno de los problemas más habituales es el aquaplanning, una de las causas principales en accidentes con lluvia.

El aquaplanning sucede cuando el vehículo pasa por una carretera llena de agua y las ruedas son capaces de evacuarla. Se crea una película de agua y los neumáticos pierden el contacto con la superficie. Si la cantidad de agua es poca no ocurrirá nada, el problema surge cuando vemos balsas que se forman sobre el asfalto.La velocidad es otro de los factores que entran en juego, ya que cuanto más rápido se circule las ruedas tendrán menos tiempo para evacuar el agua. Las ruedas anchas también son más propensas a sufrir este fenómeno porque la zona de contacto con la carretera es mayor.

La primera clave para evitar el aquaplannig es vigilar la carretera y adaptar la velocidad a su estado, es decir, reducir si llueve en exceso. En segundo lugar el estado del vehículo también es importante, si los neumáticos están en buenas condiciones reduciremos las posibilidades de sufrir este fenómeno.

A pesar de seguir todas las indicaciones si las condiciones atmosféricas no son las adecuadas y las lluvias son muy fuertes se puede sufrir aquaplanning. Debemos estar preparados y muy atentos a la carretera para poder controlar la situación. La dirección es la que tiene el control de las ruedas, con lo cual hay que sujetar el volante con firmeza e intentar mantener una trayectoria que no altere el recorrido del vehículo.Otro error que puede suceder es frenar de golpe, algo que debemos intentar evitar. Nuestro instinto dictará que frenemos pero no es conveniente ya que el coche no frenará porque las ruedas no tienen tracción, y en caso de que haya agarre puede que las ruedas estén bloqueadas y se podría acrecentar el derrape. Lo ideal es soltarlo suavemente e intentar controlarlo para que el deslizamiento acabe cuanto antes.

Si la balsa es pequeña recuperaremos sin problemas el control del vehículo sin hacer maniobras drásticas. En caso de que la balsa de agua sea amplia y el aquaplanning se prolongue muchos metros debemos intentar prever la orientación que tomará el vehículo. En cualquier caso lo principal es mantener la calma.

Top